James Bond: El personaje inmortal

Las grandes producciones cinematográficas tienen en cuenta varios conceptos a la hora de crear una película. En el caso de James Bond se ha hecho un cocktail muy eficaz: un contexto histórico adaptado a cada época, un galante como protagonista, acción, mujeres y villanos, todo esto, “mezclado, no agitado”, que ha dado como resultado una saga de 24 películas de éxito que todavía no quiere, ni pretende, encontrar su fin.

El cine está compuesto de dos bloques: la película y el público. Por ello resulta normal que los productores modifiquen sus películas para hacerlas más atrayentes a cada nueva generación que aparece. Por esta razón cada James Bond resulta distinto, ya que intenta buscar el agrado de la audiencia. Resulta primordial fijarse en que los productores de la tercera generación buscaban un James Bond elegante y sofisticado, en cambio los nuevos productores y directores hacen películas dirigidas a una nueva generación donde se acentúa la violencia de los videojuegos, haciendo del nuevo agente británico mucho más violento y letal con el fin de atraer un público nuevo.

Es preciso apuntar la importancia del contexto social y cultural en las películas del agente 007. En los Estudios Culturales, James Bond ha introducido un prototipo de hombre ambicionado en nuestra sociedad. Por ello la elegancia, la educación , la semblanza y el buen ver resulta lo imprescindible, no solo para ser un héroe, sino para seducir a la mujer que te propongas.

La sociedad ha recibido en masa el fenómeno James Bond, reproduciéndolo en videojuegos, muñecos, pósters y diversos merchandisings, además de recibir varias parodias e imitaciones. Es un personaje que ha ido sobreviviendo gracias a su continua reinvención, en el caso que no hubiese sido así, Bond hubiera muerto con la última película de Sean Connery.

Lejos de las gracias de Brosnan o Moore, y a mucha distancia de la sensualidad de Connery, Daniel Craig ha sabido construir a un personaje diferente: arrogante, brusco, torturado. Un héroe con mucho futuro.

Esta vez debemos agradecer a las grandes productoras su gran sentido estratégico a la hora de renovar el agente 007, haciendo de esta manera un personaje inmortal que gusta a todas las generaciones. James Bond se ha convertido en un mito difícil de igualar o imitar y al cual le quedan muchos años de vida.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s