Narcos 1×02: “La espada de Simón Bolívar”

[CONTIENE SPOILERS. Si no has visto el capítulo, no continúes leyendo]

En el capítulo anterior, ‘Descenso’, quedó la situación totalmente en alza para Pablo Escobar y sus secuaces. La producción y ventas de la cocaína no para de ascender. Pablo ya tenía un nombre como contrabandista, y ahora lo tiene como narcotraficante, gracias a la gran idea de asociarse con él, que tuvo el ya muerto (a manos de Pablo), Cucaracha, y su visión global del negocio guiada por su ambición desenfrenada. En el polo opuesto está Steve Murphy. El norteamericano de la DEA enviado por los Estados Unidos, se tiene que embarcar en la aventura de ir hasta Colombia para tratar de primera mano el problema de salud publica y monetario que está creando en Norteamérica la gran fiesta montada por Pablo Escobar.

Los hitos que consigue Pablo hasta el momento son los siguientes: consumo de 200 toneladas de cocaína al año por los estadounidenses; adquisición de una isla de Las Bahamas, como punto de intercambio de dinero y cocaína; creación de superlaboratorios en la selva amazónica; producción de mil millones de kilogramos semanales entre hoja de coca, cola y polvo; cinco mil millones de dolares al años; licuar la cocaína para mezclarla con otros productos de manera que ni los perros entrenados pueden captarla.

“La cocaína ya no se ocultaba junto a los productos. Era el producto”.

Curiosa la escena en la que Gacha revienta a tiros a su pastor alemán por no ser capaz de localizar la cocaína que iba mezclada con la fibra de vidrio de una lancha. Pablo apostó que el canino sería incapaz, y así fue. A Gacha le costó el dinero, al perro la vida. Increíble ver a Pablo tan enfurecido y apenado por el asesinato del perro, contrastando con el Pablo insensible que le quitó la vida a Cucaracha.

Bendito problema si el dinero viniera a nuestras vidas en kilos y kilos empaquetados y estorbara al andar por casa, pero a Pablo le estorba literalmente. Genera tanto dinero que su empresa de taxis y las gemas falsificadas de Gacha no dan abasto para lavar ni una insignificante parte del botín, y el asunto ya empieza a cantar. Por lo que Pablo manda a su primo Gustavo (su mano derecha y, para mi, el principal cerebro) a enterrarlo. Y así fue. El dinero obtenido por la cocaína se fue ocultando por todos los rincones posibles, incluso bajo tierra.

ana-de-la-reguera-narcos-2
Elisa, miembro del M-19 – Fuente: Netflix

Por aquel entonces, existe el M-19 (movimiento guerrillero comunista de Colombia), grupo compuesto por intelectuales y universitarios. Su líder es Iván Torres. Este grupo es el encargado de robar la espada de Simón Bolívar del Museo Quinta de Bolívar, acto que les hace mediáticos. Este grupo tiene la feliz idea de organizar el secuestro de algún miembro de la familia de algunos de los narcotraficantes más ricos de Colombia para luego pedir una buena cifra por la devolución. La opción de Gacha se descarta por su mala cabeza y su posible reacción; la de Pablo Escobar también se descarta, piensan que es un hombre de pueblo y que le dé dinero a los pobres es algo que hace que caiga bien a los guerrilleros; les toca a los hermanos Ochoa, ya que tienen la actitud más blandengue de los mencionados, sufrir el secuestro de su hermana, Marta Ochoa.

“Sé lo que estáis pensando. Nadie está tan loco como para secuestrar narcotraficantes, ¿no? Pero si pensáis eso, es porque no estáis familiarizados con el M-19”.

La estancia de Steve Murphy en Colombia se presagia muy complicada. Nada más pisar suelo colombiano tiene los primeros problemas: ya está fichado por los narcos. Al mismo tiempo, Pablo Escobar se hace con las masas, con el pueblo, pregonando por la televisión lo buen ciudadano y generoso que es. No tenían ni idea de que era un narcotraficante.

Steve Murphy, al fin, conoce a su nuevo compañero, Javier Peña. Un agente que tiene unos métodos que están fuera de lo normal. Peña tiene información de primera mano (sacada a una prostituta y de unas cintas que le compra a un soplón): todos los narcos tienen reunión y fiesta en Medellín. Momento perfecto para ir a identificar a todos los tentáculos de la trama.

Con motivo del secuestro de Marta Ochoa, todos los traficantes de gran nombre se reúnen en Medellín para encontrar la solución al problema creado por el M-19. Se está creando el Cartel de Medellín.

“Pablo aprovechó el secuestro de Marta Ochoa para reunir a todos los narcos por primera vez. Y luego se proclamó su líder”.

pablo-escobar-narcos-netflix-trailer
Pablo Escobar iniciando ‘Muerte a los Secuestradores’ – Fuente: static.vibe.com

La nueva organización formada se llama ‘Muerte a los Secuestradores‘, y sus funciones son: unir recursos para entrenar a soldados, intercambio de conocimientos y compra de información; y, sobre todo, como el mismo nombre vaticina, acabar con los secuestros. En la fiesta está infiltrada la prostituta informadora de Peña, aunque ella no va a tener un final muy feliz. La chica tiene sexo consentido de pago con Gacha, a lo que luego se sumaron sus matones (ya no tan consentido), porque Gacha piensa que quiere sacar información de más. En el ambiente de Narcos, no hay que andarse haciendo demasiadas preguntas.

screenshot-2015-09-04-18-06-461
Helena, la prostituta que informa a Peña – Fuente: Kingoftheflatscreen.com

Peña había quedado con Helena (la prostituta) para que esta le diera la información que había recogido, pero ella no llega a la cita, por lo que decide intervenir. A partir de aquí el universo de la serie comienza a mostrarse crudo y agresivo. El Coronel Carrillo junto con Peña comienzan una serie de asesinatos y ejecuciones contra los que retienen a Helena (a pelo, sin juicio ni papeleos). A Steve Murphy lo dejan apartado, será porque no quieren involucrarlo en la locura que conlleva la vida de los narcos. Helena es rescatada pero en penosas condiciones. Steve se siente ofendido por ser apartado, y le asegura a Peña y Carrillo que está al 100% con ellos, a muerte, con las responsabilidades y consecuencias que pueda acarrear.

Volviendo al M-19, ahora con la organización ‘Muerte a los Secuestradores‘ en marcha, son obligados a la devolución de Marta Ochoa, sana y salva. Obligados porque la organización asesina a unos cuantos miembros, pero no solo eso, Pablo Escobar hace público las intenciones que tiene hacia este tipo de organizaciones que secuestran a personas. Una vez devuelta Marta, Pablo no cesa los asesinatos, por lo que Iván, el cabecilla del M-19, se entrega a Pablo y le regala la espada de Simón Bolívar. La entrega de este presente hace que Pablo le perdone la vida a Iván.

Sin título
Pablo fotografiando el ahorcamiento de los miembros del M-19 – Fuente: Netflix

“Y la matanza no acabó. Pablo había probado la sangre y le gustaba”.

El capítulo termina con la casa de Steve Murphy asaltada, todo registrado y con el gato colgando del cuello. Los narcos entran en la casa del miembro de la DEA y le advierten de que lo tienen vigilado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s