Notas para Missing

Bienvenido, Alberto. Bienvenido, de nuevo. Hoy viajamos a la narrativa mcondiana para referirnos a una de las novelas que ha construido el escritor chileno a partir de ideas tanto biográficas como ficcionales. La crítica ha citado este escrito como la historia más personal de Alberto Fuguet. Hoy viajamos (sin perdernos) a Missing (una investigación) (2009), editada por Alfaguara.

Todo el mundo conoce o ha oído hablar del escritor que ha dado nombre a la generación McOndo a raíz de la antología que él mismo antologó junto a Sergio Gómez. El escritor chileno ha sido uno de los escritores con más renombre de todo el continente latinoamericano, pero no solo el continente, sino el mundo entero. El público lector ya se maravilló con Las películas de mi vida, donde dio a conocer también su mundo personal, concretamente su infancia más preciada, a través de ciertas películas. De ahí el título, de ahí su interés por el cine.

Alberto Fuguet también es director de cine y guionista además de productor y demás aficiones cinematográficas. Se ha hecho un hueco en el mundo del arte contemporáneo maravillándonos en todo momento con su prosa digital y su prosa experimental. Es sin duda un claro ejemplo de que los jóvenes también deben tener un lugar en la sociedad de hoy, es un claro ejemplo de que los que verdaderamente deben de experimentar con el medio son los jóvenes. Dado que la naturaleza nos pone todas las facilidades posibles para construir, nosotros hemos de hacer arquitectura y fundar todos los medios posibles y, ya, sobre ellos, hacer historia(s).

El escritor chileno escribió la obra que hoy venimos a comentar a raíz de dos pilares fundamentales que son auténticamente por los que se sostiene la obra: la autoficción y la búsqueda incesante del otro.

En cuanto a la autoficción hay que decir que es uno de los mitos o los motivos más recurrentes en su obra narrativa. Gracias a su ambición como creador logra imaginar a través de la palabra escrita. Utiliza elementos de su vida para construir la ficción, igual que muchos creadores independientes que en todo el continente han renovado la novela (y lo están haciendo). No todo es McOndo, pero sí es cierto que todo es un terreno cuyas fronteras desaparecen conforme el tiempo avanza. Ya no hay centralismos, ya no hay periferia, hoy todo es un tótum. De este modo, Fuguet convierte la pérdida de su tío en una missing donde él mismo se transfiere un protagonismo relevante. Dicha búsqueda será el tema fundamental de la obra.

Esto nos lleva a la búsqueda incesante de otro. Durante toda la obra, Fuguet nos hace creer que el protagonista total es su tío, pero no es así. El escritor chileno logra engañar al lector, pues el único protagonista es él mismo, su yo ficcional. Fuguet se transforma en el otro, en su tío, en el amor que su tío siente por la vida y por su forma de dejarse llevar. Fuguet es su tío y toda su familia. Quizá sea el punto más importante de la obra: cómo Fuguet es el personaje que se pierde. De ahí que experimente con otros yos. Como él mismo dice: hay un Alberto, y dos, y tres. La búsqueda de otro será la que permanezca creciente en la fuerza total de la obra.

Por ello, solo me queda recomendar a Alberto Fuguet, ya que si llegó al público Las películas de mi vidaMissing (una investigación) sin duda muestra todo el esplendor y toda la fuerza que el escritor chileno es capaz de inventar. Toda su función creadora es una innovación, igual que sus palabras, igual que su otredad, igual que su tío Carlos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s